Noticias Ibero
Ibero Tijuana

“Ciudadanicemos la Seguridad Pública´´

Fecha de publicación: 05-12-2017

 

Diciembre 2017.- En 2004 el presupuesto federal destinado a seguridad fue de 120 mil millones de pesos, para el año 2016 este aumento a 230 mil millones de pesos, aproximadamente. En el periodo de 2004 a 2016 en total se ha gastado 2,48 billones de pesos reales aproximadamente.

Hemos estado gastando millones y millones de pesos en materia de seguridad, pero no vemos resultados en la calle, donde la incidencia delictiva ha alcanzado niveles históricos este año, incluso superando el año más violento de la historia de Baja California (2011).

A octubre de este año tenemos que:

• Los homicidios dolosos han alcanzado la cifra de 1734 homicidios en el estado.
• Los robos de vehículos, a comercio y en vía pública, en sus dos modalidades, han alcanzado: 17,154 robos de vehículos; 6,887 robos a comercio y 4,654 robos en vía pública.

Lo que nos dice esto es que mayor gasto en seguridad, no es igual a mayor seguridad. Todos los aquí presentes hemos vivido este incremento de la inseguridad en el Estado, y debemos de tener presente que son dos dinámicas las que se presentan: la dinámica de los homicidios que surge por el crimen organizado, que es del orden federal, y los delitos del orden común como los robos, que esos sí nos competen a nosotros. Esto nos pone en una situación de aumentar los esfuerzos para disminuir la inseguridad y mejorar el bienestar de la sociedad.

Por ello por parte del sector empresarial, social y académico se hizo evaluación del Nuevo Sistema de Justicia Penal, luego de que tanto se dijo que este era el causante de esta ola de impunidad. En esta evaluación participé como académico de la IBERO para revisar qué áreas de oportunidad encontrábamos en los operadores de este sistema.

El caso particular de la Policía, se identificó área de oportunidad muy grande en cuanto al déficit de Policías Municipales. Tenemos que la recomendación de la ONU es de 300 policías por cada 100 mil habitantes y en Tijuana estamos en aproximadamente 130 policías por cada 100 mil habitantes. No me voy a extender en el tema porque sé que el Secretario (Seguridad Pública) ya tiene una estrategia integrar más elementos el año que viene, pero quiero que consideremos este hecho.

Debemos entender que la violencia tiene muchas causas, por lo que es difícil culpar de la situación a la falta de policías. Es precisamente por esta dinámica multicausal que considero que no podemos dejar solos a los Policías en la construcción de la paz. No podemos esperar que la Secretaría haga toda la chamba, necesitamos que la sociedad entienda que también es su responsabilidad la seguridad pública.

Debemos integrarnos a los planes de trabajo para compensar situaciones como esta falta de elementos. Como lo comentaba al inicio, vimos como el darle más dinero para que los policías vayan a pelearse con los malos no ha dado resultados.

Urge que transitemos de la visión de la respuesta policial y penal a la inseguridad, hacia una visión más amplia basada en las necesidades de las personas. Pasar de la Seguridad Pública a la Seguridad Ciudadana.

Mediante el modelo de seguridad ciudadana, se tiene mayor sensibilidad de las necesidades locales, se incorporan actores que de otra forma se excluirían e incentiva la participación, además de que pueden asistir a los proyectos que se ejecuten.

Esta parte es bien entendida por quienes hemos trabajado en el área de la prevención del Delito. Pasemos de reaccionar a atender los factores de riesgos: en las escuelas, en las comunidades y en las familias.

Uno de estos factores de riesgo y es en el cual quiero enfocar mi propuesta es combatir las pobres conexiones sociales mediante la construcción de redes de apoyo.

Acercar al vecino con el vecino y a estos con el policía.

Como académico considero que hay tres cosas debemos hacer en todo momento:

1. Enfoquémonos en trabajar políticas públicas centras en las necesidades de las personas.
Si queremos resolver la violencia en el Mariano debemos escuchar lo que tienen que decir las madres solteras, joven que son acosados por pandilleros, qué necesita la familia un adicto. Necesitamos saber lo que requiere el ciudadano para atenderlo, luego empoderarlo y al final sumarlo a construir la seguridad juntos.

2. Ampliar el marco de gestión de la seguridad y la convivencia.
Primero necesitamos aprender a delegar, a veces nos cuenta entender que por más que queremos no podemos hacerlo todo. Ver lo que no podemos hacer como instituciones y ayudarnos de las organizaciones civiles. De entrada, crear más redes de apoyo para la policía como los comités de vecinos.

3. Involucrar a nuevos actores sociales en la producción de mejores condiciones de seguridad en una perspectiva que considera diversas variables de carácter social.
Si queremos alcanzar la seguridad ciudadana necesitamos innovar, y no lograremos innovar si nos reunimos siempre con el mismo tipo de gente. Muchas veces nos sentamos los mismos, academia, organizaciones de prevención del delito y autoridad. Involucremos arquitectos, ingenieros, técnicos, etcétera, ver de qué manera nos ayuda alguien que programa código o un joven que busca hacer drones. 

En concreto propongo lo siguiente:

Monitorear y auxiliar a los Comités de vecinos
Necesitamos construir el capital social para que estos comités no se vean afectados con los cambios de administración cada trienio. ¿Qué tan frecuente les estamos damos seguimiento? ¿Cada cuánto se actualiza el padrón de comités que hay en la ciudad? Si esto no se hace con la periodicidad adecuada nos encontramos en usa situación desfavorable.

Es importante que sociedad civil y gobierno trabajemos junto con el Consejo Ciudadano y los Comités Ciudadanos de Seguridad Pública en atender los Comités de vecinos con objetivos y estrategias comunes.

El ciudadano tiene la iniciativa de mejorar el entorno donde vive, pero muchas veces falta la asistencia técnica que lo guíe en cómo hacer las cosas. Esa es la premisa de la seguridad ciudadana. Debemos aprovechar esta iniciativa, formar Comités de vecinos, prepararlos y darles seguimiento a las actividades para así ciudadanizar la seguridad pública. Para apoyar y facilitar el trabajo de las autoridades.

Hay mucho trabajo por hacer, ya que es necesario reformar reglamentos, hacerlos más flexibles, impulsar el uso de tecnologías en los comités, entre otras cosas. Dando un ejemplo, mediante el uso de la tecnología, podría ser posible que cada comité vecinal tuviera una línea de comunicación con el Comité Ciudadanos de Seguridad Publica de Tijuana o con las autoridades policiales, para que de esta forma se reciban y se dé respuesta a sus demandas y se sientan respaldados por las instituciones.

Esto me remite a otro punto muy importante.

Involucrar a los jóvenes en la participación de las mesas de trabajo
Los jóvenes son el estrato de la población que es más susceptible de caer en la violencia debido a que se encuentran en una etapa en donde buscan sentirse aceptados, buscan ser independientes y su autoestima radica en lo que piense su círculo social.

Debemos de ver más allá del grupo de jóvenes y dejar de verlos como un grupo vulnerable, sino más bien como un grupo que pueda aportar ideas que puedan mejorar las condiciones en las que viven.

Es necesario cambiar el rol de los jóvenes para que -en vez verse como un grupo que debe ser atendido-, sean un grupo en el que participen e integren ideas a las mesas de trabajo. Con ello podría atacarse las debilidades que no se tomaban en cuenta y desarrollar acciones eficaces en materia de prevención del delito.

IBERO Tijuana




Envia a un amigo ::   Más noticias

Comparte: