Noticias Ibero
Ibero Tijuana

“La universidad jesuita debe ser un centro del conocimiento para generar pensamientos que transformen la realidad”

Fecha de publicación: 24-08-2017

 

Agosto 2017.- “La universidad tiene que ser un lugar de discernimiento, en busca de lo mejor para toda la humanidad, así es como se distingue una universidad de la Compañía de Jesús, a cargo de los jesuitas con todo el legado de Ignacio de Loyola; una universidad que transforma la realidad”, expresó el padre Francisco Escobedo Conde S. J., durante la celebración eucarística en conmemoración a San Ignacio de Loyola. Escobedo Conde destacó la importancia del compromiso que tiene la comunidad universitaria de la IBERO, pues aseguró que todos son responsables de transmitir el mensaje ignaciano.

“Principalmente lo que queremos transmitir es una educación con el modelo educativo jesuita, una educación con un modelo específico, la universidad debe ser un centro del saber, un centro del conocimiento de generar pensamientos que transformen la realidad. Vivimos en una realidad excluyente, violenta, estamos viendo escenarios de muertes, en formas muy crueles y grotescas en donde es necesario que haya espacios más culturales para estas dinámicas que estamos viviendo”, refirió.

Refirió que es prioritario para la IBERO, que los alumnos realmente aprendan de esta filosofía ignaciana, pues son ellos los que proyectarán la formación ignaciana una vez que se encuentren en el campo laboral.

“Considero que la universidad de la Compañía de Jesús tiene una identidad propia, una espiritualidad misma. No somos una universidad confesional, somos una universidad incluyente con inspiración cristiana, y si somos una universidad que legitima su identidad; y esto es el modelo educativo; formar hombres y hombres que transformen la realidad de los demás”, subrayó.

Al finalizar la ceremonia, en un ambiente de armonía y convivencia, la comunidad universitaria disfruto de los sagrados alimentos y convivio.

San Ignacio de Loyola, fue un religioso español que pasó a ser un maestro del discernimiento. Fundador de la Compañía de Jesús, de la que fue el primer general. La iglesia católica lo canonizó en 1622 y en 1922 lo declararon patrono de los ejercicios espirituales.

IBERO Tijuana




Envia a un amigo ::   Más noticias

Comparte: